Mi Laborum

¿Nos afecta el tiempo que pasamos camino a la oficina?

Todo apunta a que sí. El tiempo que se pasa en un vehículo o en el transporte público para llegar hasta donde nos desempeñamos está empezando a pasar la cuenta en la salud de las personas. Al menos eso se desprende de un estudio realizado por la Universidad de Washington en St. Louis, Estados Unidos.

Según los investigadores, quienes conducen distancias más largas hasta sus empleos están más propensos a verse más afectados por disminución de las aptitudes cardio respiratorias, aumento de peso, mayor índice de masa corporal, incremento de la circunferencia de cintura, subida de la presión arterial y otros indicadores de riesgo metabólico.

Inactividad en el auto

La razón de lo anterior parece ser que entre más horas se pasa arriba del automóvil, menos tiempo se usa para realizar actividades físicas como trotar, nadar o asistir a un gimnasio. Para una de las docentes que lideraron el estudio, el quemar menos calorías por el sedentarismo que implica estar sentado al conducir ve incrementado sus efectos negativos por el tiempo. “Una mayor distancia de trayecto puede llevar a una reducción del gasto energético, en general”.

De las cerca de 4.300 personas que participaron de esta investigación, aquellos que diariamente se trasladaban distancias más largas demostraron ser los más obesos, tener los mayores niveles de grasa en la cintura y presentar más casos de hipertensión. Por el contrario los que cubrían un trayecto menor para llegar a sus oficinas mostraron ser más deportistas y presentar mejor condiciones de salud.

A mayor distancia, mayor el riesgo

Otro elemento importante fue que se comprobó que a contar de los 17,6 km las personas mostraban cambios negativos en sus organismos, efectos que se hacían evidentes desde los 25 km diarios.

Un efecto similar se manifestó entre quienes realizaban viajes cortos, pero que sufrían la alta congestión de las grandes ciudades. El tiempo perdido y la inactividad física en estos casos se suman al estrés que generan los tacos, lo que según Hoehner aclara en el estudio “repercute, al menos, en la presión arterial”.

Por ello se aconseja hacer caminatas o rutinas de ejercicios durante el día como una forma de paliar los efectos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on 10 July 2012 by in Ideas para ser una persona y un profesional exitoso, Ideas para trabajar mejor.
%d bloggers like this: