Mi Laborum

Cinco razones para hacerse oír en el trabajo

En tiempos en los que la demanda de comunicación transparente es algo que se valora mucho en una organización, los trabajadores no están hablando lo suficientemente “alto”. Cómo uno expresa sus opiniones en el trabajo (o no) es reflejo directo del papel que juega cada profesional dentro de un equipo y cuál será el valor que la organización te otorgará. En muchos casos, tu identidad es mal representada debido a que tu voz no comunica consistentemente lo que piensas. Si esto suena demasiado familiar, es aparente que no estás desempeñándote en tus máximos niveles dentro de este campo.

Pese a que la nueva dinámica del lugar de trabajo hace más fácil a los empleados expresar sus opiniones, muchos aún siguen escondiéndolas. Por ejemplo, la próxima vez que estés en una reunión, pregúntate: “¿Quién realmente está añadiendo valor a los objetivos de esta conversación?” En una reunión de cinco personas serán afortunados si más de dos logran aportar algo importante. De hecho, cuántas veces alguien te ha dicho en una reunión: “Esa es una excelente idea, deberías ponerla en práctica” ¿Qué pasa? Más seguido que nunca, la idea permanece latente y luego muere ya que uno no la supo comunicar.

En los trabajos, más personas están guardando este tipo de ideas y solo siguen la corriente – pensando que esa es la mejor manera de seguir avanzando, o caer mejor a sus compañeros, e inclusive para otros, este es un mecanismo de supervivencia.

Lo cierto es que mantener silencio, a la larga, es más dañino que no hacerlo. Mientras menos intervengas, se hará más difícil para los demás identificar tu voz e identidad. Sin embargo, lo contrario a esto también es contraproducente. Si uno dice demasiado, se crea un ruido innecesario, y te conviertes en presa fácil de las críticas – y si no tienes autoridad estás en peligro de nunca adquirirla. Por ello, tu voz debe ser balanceada y objetiva. Debes aprender cuándo hablar y no hablar.

Por ello la clave es mantenerse consistente. Ser consistente no significa ser predecible y aburrido. Quiere decir que eres capaz de manejar cómo y cuándo dices las cosas. Una tarea difícil cuando piensas cuán sencillo es reaccionar ante ciertas situaciones.

Dicho esto, aquí hay cinco razones por las cual debes expresar tu voz consistentemente en el trabajo:

1. Desempeño organizacional

El rendimiento en el trabajo empieza a decaer cuando tu voz no es escuchada. Hablar claro genera discusión, aumenta el flujo de ideas y el pensamiento en grupo. Es importante discutir cuestiones abiertamente con el objetivo de generar opiniones, respuestas y generar perspectiva.

Comunicar tu punto de vista puede crear y convertir esas mismas conversaciones en eficaces formas de alimentar algún proyecto o resolver casos críticos de la organización.

2. Recibir respeto

Al expresar tu opinión, estableces un tono de ti mismo. Empiezas a adquirir respeto de aquellos que aún no son lo suficientemente “valientes” como para hacerlo. Pero con esa premisa, viene mucha responsabilidad. Por ello, sé cauteloso con el tono que tu voz produce y aprende a manejarla. La mayoría de personas que suelen ser más desenvueltos en reuniones, no son estratégicos. Muchos son “balas perdidas” que buscan solo llamar la atención de sus compañeros y terminan perdiendo todo el impulso ganado.

3. Influencia

Una voz consistente en el lugar de trabajo fortalecerá tu influencia dentro del mismo.  Una persona con voz propia, será aquella a quien le pidan que lidere una reunión, inicie un nuevo proyecto o que hable con aquellos que han influenciado iniciativas antes. Una vez que tu voz es descubierta, puede ayudar a movilizar tu influencia, conectándote con el resto de líderes de la organización.

4. Oportunidades inesperadas

Una voz consistente crea oportunidades inesperadas. Por ejemplo, alguien escuchó tu opinión sobre un nuevo método de trabajo en una reunión, y encuentra tus argumentos muy valiosos, tanto así, que inclusive los comparte con el Gerente General de la compañía. Puede sonar inverosímil, pero este tipo de historias son muy comunes en las grandes organizaciones.

5. Avanzando en tu carrera

Existe una razón por la que ciertas personas avanzan más rápido en sus carreras que otras. Ellos han perfeccionado el arte de expresarse, obteniendo una voz propia, a la que sus compañeros respetan y admiran.

Esta habilidad desafía a la organización y cultiva la innovación e inspira a aquellos que aún no cuentan con una voz definida. Inclusive se incrementa el valor de la compañía, gracias a la confianza y al liderazgo de aquellas personas que saben comunicarse.

Por eso, mientras maduras en tu carrera, también debe hacerlo tu voz. Algunas personas nunca han encontrado una voz porque nunca han tenido el coraje de crear una (ellos siguen prestándose de las voces de otros). Toma tiempo y solo uno puede crear la voz que mejor lo defina. Algunos consejos: sé más vocal, pon a prueba tus ideas y toma nota de cómo la gente reacciona a ellas.

El trabajo no es solo acerca de ganar concursos de popularidad, es sobre ganarse el respeto de tus compañeros porque así es posible que guíes a las personas y ayudes a crecer la organización con el valor de tu voz.

*Artículo referencial de Glenn Llopis

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on 24 April 2012 by in Ideas para ser una persona y un profesional exitoso.
%d bloggers like this: