Mi Laborum

Volviendo a empezar

Cuando uno se queda sin trabajo, se le viene el mundo encima y cuesta asimilar esa nueva situación desconocida y llena de incertidumbre. Sin embargo, las horas, días y semanas posteriores al despido son más importantes de lo que uno piensa.

Lo más importante en esta etapa es asumir cuanto antes la nueva situación y afrontar el presente y dejar de vivir en el pasado, tratando de buscar una explicación de por qué nos ha pasado a nosotros, aunque es imposible ser objetivo en este tipo de acontecimientos que afectan tanto.

Tras asumir y aceptar esta nueva situación, no deben relajarse en exceso y holgazanear, acomodados por el colchón por tiempo ilimitado o al menos, hasta que se acaben los ahorros. Lo primero a lo que uno se enfrenta es a encontrarse sin rutinas ni reglas preestablecidas durante la gran mayor parte del día. Es el momento para llenar de nuevo la vida de rutinas relacionadas con la búsqueda de empleo. Un hábito recomendable es no perder el acostumbrarse a levantarse temprano por la mañana de forma habitual porque si se acostumbran a hacer pocas cosas uno se volverá más flojo.
Se debe pensar y decidir cuánto tiempo se puede permitir estar sin trabajar en función de la situación personal, familiar y económica.

Luego se debe plantear, antes de comenzar la actividad de buscar trabajo, cuál es nuestro objetivo profesional, qué tipo de trabajo se busca, cómo se encuentra el sector profesional y perfil profesional al que se pertenece, qué otro tipo de puestos de trabajo afines se puede desempeñar… Para contestar estas preguntas, uno se debe escucha a sí mismo y realizar el respectivo trabajo de campo y de investigación. En este tipo de situaciones es buen momento para plantearse otras alternativas profesionales en función de los condicionantes y esfuerzo que puedan conllevar.

Una vez clarificado esto, también se debe parar a pensar y averiguar cómo funciona ahora el mercado laboral, cuáles son las principales vías de reclutamiento, que valoran más las empresas a la hora de seleccionar, cual es la mejor forma de postular y el perfil profesional. Esto es necesario porque si hace ya tiempo que no estaban a la búsqueda de empleo, las reglas del juego han cambiado y se deben aprender rápido y aceptarlas para no encontrarse con otra dificultad añadida. Con el paso del tiempo las cosas cambian y no son ni mejores, ni peores, sino diferentes y cuando uno comienza algo nuevo siempre le resulta complicado.

También es buen momento para ponerse a aprender cosas necesarias para la profesión o plantearse un proceso de reciclaje para pulir los conocimientos y adecuarlos a las necesidades actuales.

Una vez que se reflexione sobre todo esto, se debe de priorizar aquello más importante para los objetivos una vez que se decida qué camino de los posibles es el más adecuado para uno.

La decisión no es fácil y nadie dice que este proceso sea cómodo. De hecho, todos los principios son complicados. Esto requiere que también seamos flexibles y adaptables porque, independientemente de la situación que podamos partir, siempre que nos toque comenzar en un nuevo trabajo vamos a tener que demostrar de lo que somos capaces.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on 7 November 2011 by in Ideas para encontrar empleo, Ideas para ser una persona y un profesional exitoso, Pe+.
%d bloggers like this: