Mi Laborum

¿Cuándo conviene cambiarse de trabajo?

Siempre hay quienes se plantean la posibilidad  de cambiarse de trabajo, pero antes de tomar una decisión es necesario analizar una serie de factores para determinar si realmente vale la pena dar ese importante paso.

 

Comenzar de nuevo siempre implica riesgo, por lo que esta decisión debe ser tomada conscientemente. Laborum.com da a conocer diez razones por las que un nuevo trabajo puede resultar mejor que el que se tiene ahora:

 

1. Gran oportunidad de desarrollo profesional. Si la persona ha llegado al tope de lo que puede aprender en su trabajo y éste se ha vuelto una rutina que ya no lo satisface, la posibilidad de seguir creciendo profesionalmente es un gran incentivo para que se despida de él. Ya sea que el nuevo puesto le permitirá convertirse en un experto en un área específica dentro de su profesión, o bien le dará las herramientas para explorar otros campos, lo importante es que pueda proyectarse por un largo período, durante el cual siga obteniendo ganancias profesionales y aprenda cada día más.

2. Proyección en el mediano plazo. Puede que la persona esté conforme con el trabajo, pero sabe que de aquí a un par de años querrá moverse de donde está y las posibilidades de que eso ocurra en su empresa son muy escasas. Cuando invade ese sentimiento es hora de mirar hacia aquellas ofertas en que las probabilidades de ascender rápido son altas y no acaban un puesto más arriba. Crecer y asumir mayores responsabilidades con el paso del tiempo es una gran razón para estar motivado. El estancamiento, en cambio, termina por hastiar e incluso pone en riesgo la calidad del desempeño. Por otra parte, el factor económico está directamente relacionado con el rango.

3. Posibilidades de capacitación. Muchas empresas buscan “diamantes en bruto”, es decir, personas con gran potencial y comprobado buen desempeño que requieren un poco más de instrucción; por eso están dispuestas a financiar o al menos dar todas las facilidades para que el empleado siga formándose académicamente. Hay grandes empresas que financian estudios de post grado, cursos de capacitación, seminarios, cursos de idiomas o que ofrecen un mejor cargo a cambio de que el empleado haga el esfuerzo de obtener un diploma. Un ofrecimiento como éste es ideal para quien quiere estudiar, pero no puede darse el lujo de no trabajar.

4. Trabajar con un mentor. Hay profesionales muy destacados y respetados en todas las áreas, cuyos nombres inmediatamente son asociados con el prestigio. Por eso un trabajo junto a un personaje digno de admiración y cuyas ideas concuerdan plenamente con sus ideales profesionales, es por seguro un lugar donde aprenderá, crecerá y estará permanentemente motivado.

5. Ocasión de asumir mayores responsabilidades. Es un gran estímulo el tener la posibilidad de mantener bajo control un gran número de actividades al mismo tiempo. Esto preparará mejor a la persona para saltar todos los obstáculos que vayan saliendo en el camino, a lo largo de toda su carrera

6. Mejores contactos. Otra ventaja de un lugar de trabajo es poder conocer a quienes ya trabajan en él o a quiénes puedes acceder desde el puesto que te ofrecen. Aunque no sea lo que el profesional quiera hacer el resto de su vida, debe considerar si este nuevo cargo le permitirá ponerse en contacto con gente que efectivamente lo ayudará a llegar donde desea.

7. Tamaño de la empresa. Aunque no es una regla estricta, una empresa más grande está en mejores condiciones para ofrecer un mejor sueldo y beneficios, más posibilidades de desarrollo profesional y ascenso rápido. Dado que su staff y cantidad de proyectos en desarrollo es mayor, es muy probable que la persona tenga la oportunidad de asumir más responsabilidades.

8. Un lugar donde realmente te necesitan. Para algunos puede resultar mucho más atractivo sentar las bases de un equipo de una empresa revolucionaria, que ser una pieza prescindible en un departamento establecido, donde no hay mucho más que aportar puesto que el sistema de trabajo es rígido y difícilmente abierto a cambios radicales.

9. Mejor ambiente laboral. Existen varias condiciones para que un determinado lugar de trabajo tenga un buen ambiente. Por ejemplo, hay empresas de menor tamaño donde no importa el rango de las personas y donde desde el gerente general hasta el junior se ven diariamente y tienen contacto en forma regular. Por otro lado, hay empresas muy grandes donde el trato es más impersonal. La edad o generación también es un factor en juego, ya que un superior mucho más joven o uno mucho mayor puede resultar contraproducente. Para quienes están obligados a trabajar constantemente en equipo también influirá quiénes son sus compañeros. Las oficinas deben de brindar comodidad, ser agradables. Éstas son sólo algunas de las variantes que debe barajar una persona al momento de decidir si un trabajo tiene o no buen ambiente, no existiendo una definición standard del entorno ideal.

10. Mayor comodidad. Entre los factores que hacen que un trabajo resulte más cómodo está la ubicación, ya sea que se encuentre cerca del lugar donde vives, que esté en una zona donde haya fácil acceso al transporte o que se encuentre próximo a lugares donde tengas que ir frecuentemente. El horario también es importante, ya que a algunas personas les vendrá mejor comenzar el día un poco mas tarde, a otras trabajar los fines de semana a cambio de ciertos días hábiles; incluso habrá quienes prefieran hacer parte del trabajo desde su casa.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on 31 January 2011 by in Uncategorized.
%d bloggers like this: